Según María Teresa Secco, directora regional de la agencia inmobiliaria Century 21, la diferencia entre comprar en preventa y ya construido, en el 2012, equivalía a ahorrarse entre el 10% y 15% del precio de la vivienda. Actualmente, ya no hay mayor diferencia de precios entre ambas opciones.

“La emoción de comprar en preventa que había antes ahora ya ha desaparecido y la gente prefiere comprar departamentos que estén terminados”, refirió la especialista.

Agregó que la desaceleración de nuestra economía también afectó la demanda por viviendas, por lo que ahora hay más oferta. “Ahora hay mucha oferta de departamentos listos, antes se acababa rápido y eso también obligaba a comprar en preventa”, anotó Secco.

“La emoción de comprar en preventa que había antes ahora ya ha desaparecido y la gente prefiere comprar departamentos que estén terminados”, refirió la especialista.

Agregó que la desaceleración de nuestra economía también afectó la demanda por viviendas, por lo que ahora hay más oferta. “Ahora hay mucha oferta de departamentos listos, antes se acababa rápido y eso también obligaba a comprar en preventa”, anotó Secco.

Precios en San Isidro

Incluso en los segmentos de precios altos el valor de las viviendas ha disminuido en los últimos tres años. “Los departamentos en San Isidro estaban en US$ 2,200 el metro cuadrado, pero ahora se están ofertando en US$ 1,600 a US$ 1,800 el metro cuadrado’’, señaló.

Finalmente, la analista explicó que el precio de una vivienda se define en 50% por el costo del terreno y el otro 50% por el costo de la construcción.

gestion